Desigualdad en Sistemas (Parte 1)

Hace un tiempo me propuse escribir un post sobre la desigualdad laboral en sistemas entre géneros, pero me tope con una regla que me auto impuse. Básicamente tengo tres reglas antes de opinar de algo:

1- De algunos temas, antes de hablar, deberías leer un poco.
2- De algunos temas, antes de hablar, deberías estudiarlo.
3- De algunos temas, antes de hablar, deberías haberlo vivido.

Y es con la tercer regla con que entre en conflicto, nunca sentí o viví un trato desigual, básicamente todo se trata de negociar bien, y pelear un poco cuando sentís que te están cagando, y eso es todo el reniegue que tuve.

Decidí, entonces, contactarme con unas amigas para que me dieran una mano para armar el post, arme un grupo de Whatsapp, les comente, y se sumaron. De más está comentar que lo que se generó entre ellas en ese grupo fue tremendo e instantáneo, empezaron a identificarse una con otra y así rápidamente 300 mensajes en ese grupo eran de vivencias similares y apoyo mutuo. Tanto fue lo que se genero, que hasta tiraron el nombre de dominio web, el cual fue registrado, y están por armar su propio blog.
Pero bueno, volviendo al tema del post, mi idea era juntar tres visiones, una DEV, una BA, y una QA.

Aquí les dejo la visión de Vero (BA):

Path de carrera: de BA a feminista (Brecha Salarial en el mundo IT)

Invitada por Leo de CHELEO, me llego hasta aquí con estas líneas. Hablar de la brecha salarial en el “mundo” de IT involucra tantas aristas y variables a tener en cuenta que con seguridad dejo afuera varias. Además de que la brecha salarial entre hombres y mujeres en diferentes ámbitos y escalas jerárquicas merece otro análisis aparte, aunque quizás de base, sea lo mismo.

Pero en fin, enfoquémonos. Entré al mundo laboral hace más de 10 años ya, siempre me desenvolví en el ámbito privado, pasé por diferentes roles, desde mesa de ayuda, reparación de pc y networking, programadora junior hasta llegar al rol de Business Analyst / Analista funcional / Product Owner.. el nombre que mas les guste, este rol intenta ser la voz entre lo técnico y lo humano para la construcción de un producto de software. La verdad que esta variación de roles se va dando conforme una va descubriendo qué del variado universo del software le gusta.
Asimismo, mientras vas transicionando por estas etapas, ya se va detectando que las cosas “huelen mal”.

Hace no mucho asistí a un evento organizado por Google Argentina, donde las panelistas mujeres y de distintas áreas, intentaban empoderar a la audiencia femenina mayoritariamente asistente, dado que estaba dirigida a mujeres. Celebro que empiecen a existir este tipo de iniciativas en el mundo IT aunque falta mucho, muchísimo.
Entre los datos que daban a conocer, la brecha salarial en Argentina asciende al 23%, es decir entre mi sueldo y el de un varón en las mismas condiciones de performance y demás variables, mi sueldo estaría un 23% más abajo. Esto se amplía cuando hablamos de puestos jerárquicos o de jefatura.
Por mencionar este dato crudo, del cual se desprenden muchos más números horrendos, como el bajo % de mujeres en carreras de IT, el % de egresadas técnicas menor aún, luego que en los puestos de trabajo representamos número irrisoriamente insignificantes.
Quiero que sepan que literalmente voy a reuniones de trabajo donde soy la única mujer de 12 personas!

Porque? Nadie de uds.. nosotros en nuestros trabajos de IT nos preguntamos eso? a que aduce? Como puede ser que las mujeres somos mayoritarias el 51,06% de la población argentina (datos oficiales) y aún así seamos tan pocas en la industria del software?

Un variado número de factores son condicionantes y contribuyen al famoso “techo de cristal”, o al menos los que yo fui notando.

Somos pocas. Pedir por favor (o querer tratar al otro como un igual), parece una pavada.

Cuando era mas junior en este rol de BA (aplicará a cualquier rol), querés hacer todo bien porque estás aprendiendo y el trato hacia tu equipo de trabajo, no diré que es más respetuoso o amable porque todos deberíamos tratarnos de esa manera siempre, pero si estás más pendiente de consultarles cosas o pedir su amable colaboración. Nótese ya el esfuerzo extra que una hace en pos de demostrar capacidad, ya desde esta etapa. Que he recibido de mis compañeros varones?
“no tiene idea”, “no sabe lo que hace” (mencioné que soy jr y te estoy pidiendo ayuda para aprender?), malas caras, comentarios “en chiste”, hasta levantarme la voz desde el otro lado de la oficina para decirme que esta mal mi historia de usuario (literal, me pasó una vez). ¡Ojo! nadie nunca se percató de estas cosas, pues es “lo normal”, salvo para quienes las vivencian.
De esta serena experiencia se desprende muchas veces una actitud que debemos adoptar para poder “encajar” y hacer nuestro trabajo (sí, hacer nuestro trabajo! tan simple como eso), es decir, debes volverte un varón más.
Ya saben a lo que me refiero, hablar guarradas, “aguantar” los chistes machistas/ misógenos y de vez en cuando propinar uno también, una que otra vez dejarse “boludear”…. hasta que finalmente te aceptan como uno más de la manada, es decir, debes desdibujarte de lo que sos, mujer.
Literalmente un compañero me dijo una vez “La Vero es un chico más…”, pues no lo soy, soy una mujer enmascarando mucho de lo que soy en este ámbito hostil, simplemente para poder hacer mi trabajo.
Larga la explicación para demostrar este factor no? Bueno, pues es uno de los motivos – indirectos quizá- de la brecha salarial. La mayoría no nos sentimos cómodas en nuestros lugares de trabajo ni con los entornos de trabajo, muchas no soportan este switch tan abrumador o no lo pueden hacer, muchas no terminan la facultad porque ya desde de esa etapa se percibe fuerte, y claro, tantas que no llegarán a un trabajo formal y las que llegan, lo hacemos con un espíritu tan socavado por esas experiencias minimizadoras, atendientes a mostrarnos incapaces que aceptamos el trabajo a cualquier precio, a cualquier sueldo, el que nos fijen. Las que estamos, quedamos como diluidas en esa jungla, somos pocas, y como somos pocas nuestras voces pesan menos o nada.

Oye, somos pocas y vamos por un aumento!
Ya una vez aclimatada (?, al mundo laboral, otra tenebrosa etapa se aproxima. Te van a informar tu performance review. Ok, me irá todo bien, me partí el lomo (hice horas extras, me llevé el trabajo a casa, investigué por mi cuenta, logré posicionarme con el cliente y con el equipo, según mi trainner estoy “pulgar arriba”), todo marcha sobre ruedas.. pero tu aumento es del 10% , sumale al paupérrimo sueldo con el que entraste (claro no tenías experiencia) y ese número es una gota en un mar. Te llenas de dudas, porque por un lado hiciste un trabajo impecable y te lo dicen! pero por el otro, pero sólo mereces un 10%. Luego el canal oficial de comunicación, radio pasillo, te acerca la realidad de otros, mucha más favorable que la propia. Cual es la diferencia? la edad, la experiencia.. que? todo ese mar de dudas, te aportan más confusión y seguís creyéndote que en verdad no merecés más que eso.
Siempre digo, que mi problema no es cuanto más gane el otro, sino porque yo gano poco. Mucha gente se cuida de comentar su salario sin darse cuenta de que eso es un método para enfrentarnos únicamente, porque ante todo #capitalismoferoz. Con el pasar del tiempo vas ganando mas cancha en tratar al menos de expresar tu disconformidad con el porcentaje y muy de vez en cuando te encontrás con gente justa que cada tanto reivindica su rol, muy de vez en cuando.

Estoy hace 3 años, cambiame el seniority please. (You shall not pass!)
Varios 10%’s después, en varios años, una vez pensas que ya estás para más. Querés crecer en tu carrera. Hablás con uno, con otro, te armás un plan, te involucrás en otras áreas, coacheas a otros (prefiero siempre coachear a pibas para que se preparen más que nada para las vivencias que tendrán que pasar, que se enteren antes de lo que a mí me costó tiempo ver).
Bueno, chiquita eso no va a pasar, porque a pesar de que se presentaron los papeles, las reviews, las opiniones, las evidencias de que realmente sabes lo que haces, “la empresa no da ascensos en esta época del año, lo dejamos para el año siguiente”. Qué sucedió al año siguiente, mi cambio de seniority se “traspapeló”, ops cometimos un error dice la PM (cómo entendemos eso?). El proceso que debió durar 6 meses, o que mejor dicho vi con mis propios ojos que para otros compañeros llevo 6 meses, a mí me llevó 2 años.

Carrera laboral vs. Maternidad
Wow! este sí que es un big issue y un diferenciador enorme, o mejor dicho un acrecentador de brecha salarial. “Les puse anticonceptivos en el mate”, nos solía decir un PM amigo. Más allá de comprender el chiste(? y tener la certeza de que justo esta persona en verdad sí lo decía en chiste, hoy esa frase me suena de una violencia horrible.
Y es que la vida sexual de las mujeres se juega en el ámbito laboral como si de una skill más se tratara. “Tenes hijos?” escudriñan los recrutiers en las entrevistas laborales y sumás puntos si no los tenés. Si los tenés, puede que a veces no estés al máximo de tu capacidad (pues claro deberás atenderlos si alguna vez se enferman o necesitan a su madre), si los pensás tener, por un tiempo no serás capitalizable, por lo cual tu siguiente revisión salarial tendrá una performance nula… y así podríamos seguir. Este “issue” biológicamente impuesto, nos desbalancea en oportunidades, tiempos y claro, salarios. Re insertarse laboralmente luego de un parto, otro parto.

Estas y tantas más situaciones tangibles, nos atraviesan en nuestra carrera laboral, no sólo en el mundo IT y no sólo como BA. El transitar por estas vivencias, o ver a compañeras pasarlas, (y aquí no hablé de acosos, mansplanning, etc etc) me llevaron a buscar, a pensar cómo poder crear espacios más justos de trabajo, con oportunidades más justas, me acercaba inconscientemente al feminismo.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of